AELAC

PRESENTACIÓN / Junta directiva / Estatutos / Asociados

La Ley Concursal (Ley 22/2003) simplificó la estructura orgánica del concurso. Sólo el juez y la administración concursal constituyen órganos necesarios en el procedimiento.

La reducción de los órganos concursales ha tenido como lógica consecuencia la atribución a éstos de amplias e importantes competencias.

A la administración concursal se le  encomiendan las más importantes funciones en el concurso, entre las que destacan la emisión del informe que será fundamental para la posterior solución del concurso por la vía del convenio, solución legalmente prevista como normal del concurso y que la Ley fomenta con una serie de medidas, orientadas a alcanzar la satisfacción de los acreedores, o por la vía de la liquidación, completar las facultades patrimoniales del deudor concursado, ejercitar las acciones de reintegración de la masa, así como, en su caso, la calificación del concurso, que constituye una operación eventual del procedimiento destinada a sancionar civilmente aquellas conductas que hubieran provocado o agravado el estado de insolvencia.

El Proyecto de Ley de Reforma de la Ley Concursal,  reconoce este importante papel que juegan los administradores concursales y busca una mayor profesionalización de los mismos (abogados en ejercicio, economista o titular mercantil colegiados o un auditor de cuentas), al tiempo que sus funciones y responsabilidades se ven notablemente realzadas. Puede destacarse, así, la potenciación que se efectúa de las funciones de la administración concursal y el refuerzo de los requisitos para ser nombrado administrador concursal. En esta línea se sitúa el reconocimiento de la persona jurídica como administrador concursal, en tanto que algunas de sus formas, como es la sociedad profesional, favorecen el ejercicio de esta función por profesionales que cuenten con la necesaria formación y experiencia.

Asimismo, la Reforma Concursal promueve, en su Exposición de Motivos, como propósito principal el de conservación de la actividad empresarial o profesional del concursado, lo que implicará la necesidad de contar con un perfil de administradores concursales que reúna habilidades de gestión y de viabilidad de las empresas, cuando sea posible, reduciendo así el alto número de concursos que concluyen con la liquidación de la empresa, el cese de actividades y el despido de los trabajadores. Realidad que tensiona el sistema legal, al que se acude menos y, en su caso, más tarde que en otros países de nuestro entorno.

En este contexto, compartiendo los principios de profesionalización, compromiso de formación continuada y responsabilidad, se fundó la ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE LETRADOS ADMINISTRADORES CONCURSALES (AELAC) con el ánimo de servir a los Abogados que se dedican profesionalmente al desempeño de esta función, en cualquier parte del territorio nacional, mediante el cumplimiento de los siguientes fines:

  1. Velar y promover la especialización y formación de los administradores concursales, adecuar su formación a los principios, derechos y garantías exigidas por las normas.
  2. La promoción y difusión de estudios, investigaciones y publicaciones relacionados con el derecho y administración concursal en particular, y mercantil en general. Dicha promoción se extenderá a la organización, participación y celebración de cursos, seminarios, conferencias, jornadas, congresos y reuniones de trabajo, tanto para sus asociados como para terceros, relacionadas con las materias y disciplinas señaladas.
  3. La formación continuada y la información al asociado, en todos aquéllas materias que afecten al administrador concursal, para conseguir la excelencia en la calidad de los servicios profesionales prestados.
  4. La colaboración con las Administraciones Públicas a todos los niveles, en materias relacionadas con los fines que le son propios.
  5. Fomentar la colaboración entre los asociados, fundamentalmente en su ejercicio profesional.
  6. Mantener informados a los asociados de las reformas normativas.
  7. El intercambio y la colaboración con otras Asociaciones similares, españolas o extranjeras, así como con Entidades Corporativas especialmente relacionadas, y concretamente con Colegios y Consejos Autonómicos de Economistas, Colegios de Titulados Mercantiles, Instituto de Auditoría y Contabilidad de Cuentas, Registro de Economistas Forenses, Colegios de Abogados y Consejo General de la Abogacía.
  8. Desarrollo de cualesquiera otras actividades accesorias o complementarias de las descritas o que coadyuven a la consecución de los fines de la Asociación y, en general, cualquier otra en beneficio de los asociados, tales como; organización y celebración de conferencias, jornadas, seminarios, mesas redondas, debates, entrevistas y/o reuniones necesarias para la buena consecución de los fines de la asociación, elaboración de publicaciones y la participación en edición de textos especializados en derecho concursal.

Desde estas líneas, animamos a incorporarse a la Asociación, a todos los compañeros que compartan los fines anteriormente expuestos y que consideren que la pertenencia y participación activa en el seno de la misma, puede servirles en su desarrollo profesional, compromiso de formación continuada y su contribución a la consecución de las importantes funciones que la Ley encomienda a los administradores concursales en cuanto a cumplimiento de la Ley, satisfacción de los acreedores, y viabilidad de las empresas en cuanto sea posible.